lunes, 14 de julio de 2008

ALQUILAR O COMPRAR

El arrendamiento aumenta por la situación económica, pero la adquisición es factible.

En tiempos de turbulencias económicas surgen numerosas dudas entre los ciudadanos. Comprar o alquilar un piso es una de ellas. A resolver esta incertidumbre no ayudan demasiado las declaraciones realizadas desde la Administración o desde las organizaciones de consumidores que no se ponen de acuerdo con respecto a lo que es mejor.
El Ejecutivo central considera el arrendamiento como una solución viable al problema de la vivienda. De hecho, esta misma semana la presidenta de la Sociedad Pública de Alquiler, Nieves Huertas, ha recomendado a los potenciales compradores pensar mejor en alquilar un inmueble, puesto que, a su juicio, resulta más rentable.
«El incremento de los tipos de interés ha hecho que para los ciudadanos españoles sea más difícil obtener una hipoteca», según comentó Huertas, destacando que esto ha provocado que España, a pesar de ser un país donde existe la cultura de la propiedad, se transforme y empiece a considerarse la opción del arrendamiento.
La compra es posible
Sin embargo, desde el punto de vista de otras organizaciones no se ve tan claro que ahora sea el momento más adecuado para el alquiler, sino que más bien piensan lo contrario.
El director jurídico de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (Fuci'),' Gustavo Samayoa, muestra su apoyo a la compra siempre que ésta se pueda realizar; es decir, si las circunstancias personales y económicas de las personas les permiten la adquisición en propiedad de una vivienda siempre será más rentable que el alquiler.
El problema que existe, según Samayoa, es que los bancos ya no conceden los créditos hipotecarios al 100%, sino que sólo cubren el 80%, por lo que el resto del dinero lo tienen que poner los compradores de su bolsillo, pero no pueden hacer frente a un pago tan elevado.
No obstante, en la Fuci no se desecha directamente la opción del arrendamiento puesto que, como se ha demostrado en varios países europeos, es una fórmula rentable aunque en España «la gente piensa que el alquiler es tirar el dinero».
Facua, que también defiende los intereses de los consumidores, cree que la opción de pagar una renta mensual depende de las características personales de cada individuo. Para una persona que por cuestiones de trabajo está continuamente trasladándose vivir de alquiler es una buena posibilidad, según Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Aunque, a pesar de esto, no existe una regla clara que identifique el arrendamiento como algo más rentable.
Sánchez destaca que los precios de los inmuebles ofrecidos en alquiler no son muy competitivos y además se muestra muy crítico con la picaresca que exhiben algunos de los caseros que suben las cuotas a sus inquilinos cuando éstos solicitan la ayuda del Gobierno al alquiler (210 euros mensuales para jóvenes de entre 22 y 30 años).
Desde el Instituto de Estudios Económicos también se cree que la decisión de alquilar o no un piso depende de las características de cada individuo. Gregorio Izquierdo, director de Estudios de esta institución, se muestra favorable a la compra pensando que ahora «puede ser un buen momento para adquirir un piso» debido a que se ha frenado la imparable subida de los precios.
Diferencia de precios
Izquierdo considera que «la actual situación económica es la que provoca que la cantidad de viviendas en alquiler vaya aumentando mientras que la ventas de inmuebles disminuyen», pero por este motivo no hay que dejar de lado el sueño de poseer una vivienda en propiedad.
Cohispania, empresa de tasaciones y valoraciones, realizó hace unos meses un estudio comparando lo que una persona podía llegar a pagar por comprar un piso y por alquilarlo. Los resultados fueron sorprendentes. En un distrito céntrico de Madrid como Chamberí, comprar un piso puede implicar el abono de una cuota hipotecaria de 1.863 euros mensuales, inalcanzable para muchas economías domésticas; el alquiler de una casa de 90 m2 en esa misma zona, en cambio, resultaría 500 euros más asequible.
El estudio reveló que en zonas como Barajas la diferencia entre comprar y alquilar es de un 55% (a favor del primero) mientras que en otras es casi inexistente, como en el caso de San Blas, donde sólo es del 3%.
Son tantos los aspectos a valorar antes de comprar o alquilar un piso que no hay una fórmula exacata. Lo importante es valorar cada uno de ellos antes de tomar la decisión.

Fuente: http://www.elmundo.es/
Link: http://www.elmundo.es/suplementos/suvivienda/2008/547/1215727216.html